La Fragancia Alquímica de la Totalidad

Fragancias Elevadoras

En un Verdadero, Insondable e Íntegro Camino no hay espacio para envolturas vacuas que aparentan supuesto “despertar” solo siendo sombras egoicas reabsorbidas de total nulidad de la inconcebible pasada Era, atestadas de puro maquillaje, cascara y cosmética meridianamente lúgubres, adocenados y nulos.
Tampoco lo hay para el naufragio en dualidades envilecedoras, simplonas y burdas entre sus innumerables raigambres y sus consecuentes manifestaciones como la de empantanarte en traicionarte de modo idiota, ignorante y entumecido para hipotéticamente siquiera palpar mendigando ínfimas migajas de la nada misma desde lo Denso. Regresandote ello en desecho multiplicado a dicha funesta “muerte en vida”.
O quedabas presuntamente “bloqueado” sin lograr Crear todo el Brillo Galáctico Infinito que así deseabas en cada Instante Gestando Esplendores Sublimes que solo puede plasmar quien encarna un Ser Divino Íntegro.
Siendo ello entre muchos otros, un dualismo grotesco, ignorante, inadmisible y de rotunda falsedad.
Cuando emprendés una Integradora, Profunda y Certera Vía hacia Vos Mismo regresando a tu Estadío Superior con todo lo que Ello representa toda dualidad ficticia jamás puede coexistir, donde enteramente nada desde lo más Sutil a lo más Palpable es asequible que te roce, aprisione ni detenga en un ápice.
Todo lo que Realices desde el Estado Galáctico más Elevado al cual se puede arribar estando encarnado tendrá un Halo Mágico, Perfecto y totalmente Impenetrable.
Absolutamente Todo se vuelve Posible cuando lo Encarnás, donde en cada nueva atmósfera a la que te Dirijas Percibirás sus Regeneradores Bálsamos, Purificadoras Brisas y Refinadores Deleites que lograrán hacerte Recordar tu Autentica Naturaleza.
Toda penumbra que aun ni siquiera olfateó redescubrir su Ilimitada Luminiscencia, para luego Vaciar lo que no sea de su Totalidad, Alineando e Integrando lo que sea de dicho Brillo Multiversal Único, para personificarla en su Completitud con lo que Ello Comprende, se encandila ante el Poder, la Potencia y la Expansión de su Perfección. Difuminándose toda caparazón que solo estuvo cubierta de un Vacío Infecundo.
Desvaneciéndose como la niebla cuando emerge el Sol ante el mínimo Esplendor Excelso, Depurador y Alquímico.
En el que entre muchas otras Claves Inapelables Es ni una cosa ni otra, el cual tampoco es un presunto “medio equilibrado” en el que existen de modo disoluto “luz y sombra”.
Sino una Integración Indivisible, Impoluta y Superlativa que aúna todo polo estableciéndose por arriba de los dos, la cual carece de partes fraccionadas, inarmónicas y laberínticas.
Es un Estado en el que en su Vía no se encapricha de manera anodina ni se adapta viciosamente a lo externo, ya que ello es ir en contra de todo Principio Multiversal mediante el cual Todo Ser Divino Crea, Origina y Funda continuamente su Mundo exento de ajustarse al exterior, porque es la Consciencia la que genera lo Manifiesto.
No se traiciona en un ápice a Sí Mismo ni combate vanamente hacia fuera “intentando” desde una concluyente inconsciencia moldear su Realidad desde lo palpable, donde completamente toda Energía, Fuerza y Partícula se Concibe y Dirige desde su Suma Sutilidad.
Donde como expone una frase íntegramente Concluyente en su Suma Iniciación, Despertar y Sabiduría con todo lo que ella Implica; Jamás lo verás a Dios con un pico y una pala.
No espera de modo defectuoso a que arribe absolutamente nada desde su exterioridad porque ello sería colocar el Poder Impoluto afuera, ni se precipita lascivamente en ninguna de sus Claves Infalibles.
No renuncia a Escenificar ninguna Visión, Entelequia y Sueño en sus veraces, exactas y esenciales Fuentes y Representaciones ni jamas se sumerge en encerrarse en su esterilidad en ninguna sombra inconsciente, inválida e infértil.
Por Ello y por incontables Joyas más que se continuarán extendiendo;
La Fragancia de ningún elemento va contra el viento.
Ni el de la materia en casi todas sus manifestaciones, las cuales solo son un efecto de la Sutilidad que es su Origen.
A diferencia de todos éstos, la Fragancia del Ser Virtuoso es un Huracán que arrasa todo Camino, Sentido y Trayectoria dejando su Impecable Huella haciendo Reflejar toda Atmósfera de un Brillo Único, Intachable y Ascendente.
Alejandro Sanchez Copyright © 2017 All Rights Reserved.

1 Comment

DEJA UN COMENTARIO

«
»